La red social ya arrastraba problemas de aceptación por parte de los usuarios: estos eran menos de 500.000 y las sesiones tenían una duración inferior a 5 segundos.

La “espoleta” que desencadenará su cierre definitivo en Agosto 2019 ha sido a consecuencia de una brecha de seguridad.

Esta noticia confirma en nuestra opinión 2 aspectos clave: los usuarios no perdonan brechas de seguridad que afecten a sus datos y/o privacidad y, se producirá una concentración en unas pocas redes sociales. Solo aquellas que sean seguras, con fácil usabilidad y accesibilidad, con una publicidad adecuada y con unos contenidos actualizados y relevantes para los usuarios, serán capaces de mantenerse en la era digital.

“Fuente de información: 20 minutos”